jueves, 27 de marzo de 2014

LUBINA A LA ESPALDA


Una forma rápida de preparar un buen pescado es a la espalda y no tiene siempre que ser de la misma forma. Hace unos meses publiqué una dorada a la espalda, y la acompañaba con patatas a lo pobre con cebolla. Tanto la lubina como la dorada quedan bien a la espalda con cualquiera de las dos recetas. La de hoy es más ligera pues no lleva patatas, pero las dos salen estupendas.

INGREDIENTES (Para dos personas)



Una lubina de buen tamaño. Ésta pesaba cerca del kilo

3 o 4 Dientes de ajo

2 Guindillas cayenas

1/2 Cucharadita de pimentón dulce

1 Copita de vino blanco. He puesto moriles

3 o 4 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra (AOVE)

1 Cucharada de vinagre

1 Ramita de perejil

Sal

PREPARACIÓN

Cuando compremos la lubina, le decimos al pescadero que la prepare para hacerla a la espalda, es decir, una vez quitadas las escamas, tripas, etc, la abre por la mitad como si fuera un libro. Echamos un chorreón de AOVE sobre la placa del horno, le ponemos sal al pescado por dentro y por fuera y lo colocamos abierto. Le echamos otro chorreón de AOVE por encima y la copita de vino blanco. Lo metemos al horno a 180º hasta que esté hecho, unos 15 minutos. Lo comprobamos con la punta del cuchillo viendo si la carne se separa. Cuidado de no pasarnos de horno pues no quedaría tan jugoso.


Mientras tenemos el pescado en el horno, pelamos los ajos, los cortamos en láminas, partimos las cayenas, ponemos 3 o 4 cucharadas de AOVE en la sartén y echamos todo lo anterior. Ponemos el fuego no muy fuerte para que se doren los ajos sin que se nos quemen.


Cuando se doren un poco, apagamos el fuego, echamos la cucharada de vinagre y el pimentón.


Removemos y añadimos el perejil picado.


Cuando tengamos la lubina horneada, la sacamos del horno y le echamos por encima la salsa que hemos preparado.


Servimos y la tomamos recién hecha.


6 comentarios:

  1. Últimamente estoy intentando consumir más pescado y estas recetas han entrado en mi casa y me encantan, porque es sencilla de preparar y queda bien rico. Para mi gusto, prefiero la dorada a la lubina, pero cualquiera de las dos quedan geniales...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una forma sana y estupenda para tomar pescado y además cuenta muy poco trabajo prepararla.

      Saludos

      Eliminar
  2. Te puedo decir que esta es una manera de las que más me gusta comerme el pescado, hay que ver con lo sencilla que es la receta, lo riquisimo que queda.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces las cosas sencillas son las mejores.
      Saludos

      Eliminar
  3. Me encanta así el pescado, con ese puntito picante de la guindilla! Te ha quedado la lubina de escándalo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese punto de picante le va muy bien al pescado y quedó jugosa y estupenda.

      Saludos

      Eliminar

MUCHAS GRACIAS POR VISITAR MI BLOG. SI TE GUSTA LA RECETA, TE AGRADEZCO ENORMEMENTE QUE DEJES UN COMENTARIO. SI TIENES ALGUNA DUDA O PRECISAS ALGUNA ACLARACIÓN, NO DUDES EN PREGUNTARME.