jueves, 14 de septiembre de 2017

FLAN DE ARROZ CON LECHE SIN HORNO




Sin duda, este flan de arroz con leche ha pasado a formar parte de mis dulces preferidos. Desde que lo vi en el blog La Juani de Ana Sevilla, estaba deseando prepararlo y ha superado con creces mis expectativas. Es un flan con una textura cremosa y con ese sabor mezcla de  arroz con leche y flan de huevo, difícil de superar. No dejéis de hacerlo pues es una verdadera delicia.

INGREDIENTES



Caramelo líquido

90 gr. de arroz

1/2 Cucharadita rasa de canela

La ralladura de la piel de medio limón, sólo la parte amarilla

100 Gr. de nata de montar, (35 % de materia grasa)

2 Huevos

700 Gr. de leche

160 gr. de azúcar

Una pizca de sal

PREPARACIÓN (Con Thermomix).  (Al final explicaré la preparación de forma tradicional).

Empezaremos por preparar la harina de arroz. También la venden empaquetada en muchos supermercados. Ponemos el arroz en el vaso. Programamos 40 segundos a velocidad 10. Debe de quedar como si fuera azúcar glas. 


Incorporamos el resto de ingredientes, excepto el caramelo líquido. La leche, la nata, los huevos, la canela, la ralladura de limón, la sal y el azúcar. Mezclamos 10 segundos a velocidad 6. A continuación programamos 12 minutos a 100º y velocidad 4. Seguidamente batimos 10 segundos a velocidad 8.


Mientras tanto preparamos el molde. Le echamos caramelo líquido, lo repartimos por todo el fondo y que que bañen algo las paredes del molde. El caramelo también lo podemos preparar en una sartén poniendo 5 o 6 cucharadas de azúcar y un par de cucharadas de agua dejándolo al fuego hasta que se haga el caramelo, sin que se nos pase, pues sabría amargo.


Cuando termine la Thermomix, vertemos el contenido en el molde caramelizado.


Dejamos que se enfríe, le ponemos un papel film pegado al flan para que no se reseque y lo metemos en el frigorífico unas horas. Yo lo hice una tarde para tomarlo al día siguiente, pero no es necesario esperar tanto tiempo.


Lo desmoldamos y listo para disfrutarlo.


PREPARACIÓN DE FORMA TRADICIONAL:

La harina de arroz, si no la compramos o tenemos una Thermomix o similar para prepararla, la podemos hacer con un molinillo de café.

Ponemos en una cacerola todos los ingredientes, excepto el caramelo líquido. Le pasamos la batidora para mezclar bien todos los ingredientes, hasta que nos quede una masa fina y homogénea. Lo ponemos al fuego no muy alto y vamos removiendo con unas varillas, sin dejar de hacerlo para que no se nos pegue, hasta que se forme una crema como unas natillas espesas. Vertemos la mezcla en el molde caramelizado y el resto es igual que en el proceso con la Thermomix.


jueves, 7 de septiembre de 2017

BIZCOCHO DE NATA DE LA FAMILIA



Pensaba que este bizcocho ya lo tenía publicado, he visto que no y me he puesto en marcha. Este bizcocho de nata es uno de los  que hacía mi madre, utilizando la nata que salía de la leche al hervirla, cuando hace un montón de años traían la leche a casa directamente de la vaca. lo recuerdo con verdadera nostalgia. Como esa nata no la he podido conseguir, lo he hecho con nata industrial del    35 % de materia grasa. No es lo mismo pero os aseguro que queda un bizcocho delicioso. No lleva aceite ni mantequilla, es suficiente con la grasa de la propia nata.

INGREDIENTES


1 Vaso de 250 ml de nata del 35% de materia grasa

1 Vaso de 250 ml  de azúcar. ( Yo no lo he llenado hasta arriba)

2 Huevos

1,5 Vasos de 250 ml de harina de trigo

La ralladura de la piel de 1 limón, (sólo la parte amarilla)

1 Cucharadita colmada de levadura tipo Royal

PREPARACIÓN

Echamos los huevos en un bol y los batimos un rato hasta que blanqueen.


Añadimos el azúcar y mezclamos bien.


Agregamos la ralladura de la piel del limón. Mezclamos.


Tamizamos la harina y la echamos junto con la cucharadita de levadura, poco a poco. Vamos batiendo con la varilla hasta conseguir una masa fina.


Engrasamos y enharinamos las paredes y el fondo de  un molde y vertemos la masa en él.


Precalentamos el horno a 180º y horneamos durante unos 40 minutos. Como siempre el tiempo es orientativo, depende del horno, del molde etc. Cuando veamos que está dorado a nuestro gusto, lo pinchamos con un palillo y si sale limpio es que está hecho. Antes de sacarlo lo dejamos 5 o 7 minutos dentro del horno, apagado y con la puerta entreabierta.


Dejamos que se enfríe, lo desmoldamos, le echamos azúcar glas por encima y a disfrutarlo.


miércoles, 23 de agosto de 2017

MUG CAKE DE CHOCOLATE EN MICROONDAS




El Mug Cake es una forma de comer un bizcocho preparado en 5 minutos. No es como el bizcocho preparado en el horno tradicional pero queda bastante digno, éste es para cuando nos apetece un bizcocho y no tenemos tiempo, o ganas de liarnos, o de encender el horno, o simplemente no queremos esperar. Lo debemos comer antes de que se enfríe, recién hecho o templado, comido directamente de la taza, si lo guardamos, no estará esponjoso y quedará un poco reseco. Es muy socorrido para cuando queremos merendar o desayunar y nos damos cuenta de que no tenemos nada preparado. Hay montones de combinaciones, yo he preparado un básico, en otra ocasión iremos haciendo algunas variaciones.

INGREDIENTES


1 Huevo

4 Cucharadas rasas de harina

4 Cucharadas rasas de azúcar

1 Pizca de sal

2 Cucharadas rasas de cacao en polvo

3 Cucharadas de aceite de girasol

1/3 De cucharadita de levadura tipo Royal

3 Cucharadas de leche

1 Cucharadita de extracto de vainilla, (opcional). Os dejo el enlace de la receta

Azúcar glas para decorar

PREPARACIÓN

Con las cantidades que he puesto sale un bizcocho de ración grandecita y para una taza de 1/4 de litro.

Lo podemos preparar en un recipiente aparte y luego echar la mezcla en la taza o mezclarlo directamente en la misma. Por supuesto tiene que ser una taza apta para microondas y no en todas las tazas queda igual, es cuestión de ir probando. 

Cascamos el huevo, lo batimos bien e incorporamos los líquidos, leche, aceite y extracto de vainilla, si lo ponemos. Mezclamos bien con un tenedor pequeño. Añadimos el azúcar, la sal y seguimos mezclando. 


Incorporamos la harina tamizada, en varias veces, la levadura y por último el chocolate.


Mezclamos hasta que no nos queden ningún grumo. La taza no debe de estar llena, le deben  faltar 2  o 3 dedos hasta el borde, para evitar que se derrame al meterla en el microondas.


En el microondas no pasa como en el horno tradicional que si abrimos a mitad de cocción se nos baja el bizcocho, aquí podemos abrir cuantas veces queramos para comprobar como está el bizcocho. El microondas que he utilizado es de 800 W. de potencia. Ponemos la taza en el borde del plato giratorio, ponemos máxima potencia y tiempo 50 segundos, pasado este tiempo giramos la taza 180º, es decir si el asa de la taza estaba hacia la izquierda, la ponemos hacia la derecha y programamos otros 50 segundos. Esto es para evitar que salga torcido pues no calienta igual la parte exterior  que la interior. Si vemos que crece más por un lado que por otro, interrumpimos el horneado y giramos la taza  de nuevo. Yo me despisté y me quedo un poco torcido. Los tiempos son orientativos, depende del microondas y de la taza. Si queremos que nos quede un poco, así como coulant de chocolate, horneamos unos segundos menos. Cuando comprobemos que está hecho, lo sacamos, espolvoreamos con azúcar glas y lo tomamos acompañado de  un buen café con leche, antes de que se enfríe del todo.



miércoles, 2 de agosto de 2017

BIZCOCHO INTEGRAL DE CÍTRICOS Y FRUTOS SECOS EN PANIFICADORA





Este bizcocho es uno de los que más repito en casa, voy cambiando los frutos secos y cambiando las proporciones de harinas, también  los cítricos, unas veces utilizo sólo naranja, otras sólo limón, o ambos como en esta ocasión, según me apetezca. Resulta un bizcocho con miga densa y  muy aromático pues lleva la naranja y el limón con toda la piel que aportan un sabor fantástico. Hecho en la panificadora es muy cómodo, no hay que encender el horno que con estos calores se agradece y eso si, siempre queda algo más compacto que si lo hacemos de forma tradicional. 

INGREDIENTES


130 Gr. de harina integral

130 Gr. de harina blanca de trigo, (harina normal)

3 Huevos

1 Naranja y un limón de tamaño mediano, ambos con piel

100 Gr. de aceite de girasol o de oliva suave

100 Gr. de leche

250 Gr. de azúcar. Si es integral mejor. Yo puse azúcar blanco

1 Pizca de sal

60 Gr. de nueces peladas

60 Gr. de pasas sin semillas

1 Sobre de levadura en polvo tipo Royal. 

PREPARACIÓN

Voy a explicar la preparación con panificadora, al final pondré la forma tradicional.

Para que las pasas no se nos vayan al fondo del bizcocho, las ponemos en un bol con un poquito de harina, que se embadurnen bien y reservamos.


Lavamos bien la naranja y el limón, los cortamos en trocitos, sin quitar la piel, retiramos las semillas y los ponemos en la picadora de la batidora. 


Trituramos hasta que no se vean trozos  de piel.


Es conveniente sacar la cubeta de la panificadora para evitar que restos de  ingredientes nos caigan fuera y manchen la zona donde están las resistencias. Ponemos en la cubeta el aceite, la leche y los huevos.


Incorporamos el azúcar, los cítricos triturados y la pizca de sal.


Para que los bizcochos salgan más esponjosos, siempre es conveniente tamizar la harina, pasándola por un colador. Ponemos las dos harinas juntas con la levadura y las pasamos por el colador, echándolas en un bol.


Incorporamos las harinas, las nueces trituradas ligeramente con los dedos y las pasas.


Programamos la panificadora. Yo tengo la del Lidl y pongo el programa 10, peso 750 gr. y tostado medio. Un truco para desmoldar mejor el bizcocho una vez hecho y que no se rompa por la parte inferior es retirar las aspas de amasado justo en el momento que deja de amasar y va a empezar a hornear, sólo hay que estar atento y cuando termina la fase de amasado retiramos las aspas con el gancho que viene para ese uso. Cuando esté hecho, sacamos la cubeta y dejamos que se enfríe el bizcocho. Desmoldamos. Si queremos le podemos espolvorear un poco de azúcar glas por encima. 



PREPARACIÓN DE FORMA TRADICIONAL:

Las pasas, las nueces, los cítricos y la harina los preparamos de igual forma que en la explicación con panificadora.

Cascamos los huevos, separando las claras de las yemas. Le ponemos la pizca de sal a las claras y batimos a punto de nieve, añadimos las yemas y mezclamos con suavidad y movimientos envolventes, añadimos el azúcar y mezclamos de igual manera. Vamos incorporando los cítricos triturados, el aceite y la leche, mezclamos con suavidad. Añadimos la harina tamizada con la levadura, mezclamos con movimientos envolventes. Por último incorporamos las nueces trituradas y las pasas, mezclamos un poco. Preparamos un molde engrasado y enharinado, vertemos la mezcla, espolvoreamos un poco de azúcar por encima y horneamos a 180º calor arriba y abajo, con el horno calentado previamente. Estará listo en unos 40 minutos. Como siempre el tiempo dependerá del horno y del molde que utilicemos. Comprobamos pinchando con un palillo para ver si sale limpio. Una vez hecho, apagamos el horno,  entreabrimos un poco la puerta y esperamos 5 minutos para sacarlo. Cuando se enfríe desmoldamos y listo.

miércoles, 26 de julio de 2017

VERDURAS EN ESCABECHE


Desde hace tiempo que las tomamos en un sitio de tapas de Valencia y nos encantaron, estaba con ganas de preparar unas verduras en escabeche. Ha llegado el momento. Sorprende lo ricas que están y podemos aprovechar cualquier verdura que tengamos en la nevera. Yo lo he preparado con las que veremos a continuación, pero igual podía haber puesto judías verdes, espárragos, etc. El truco para que salga un plato delicioso está en dos puntos, uno cocer las verduras por separado para  conseguir que estén todas en su punto, un poco al "dente" y luego hacer el escabeche a nuestro gusto, más o menos fuerte de vinagre.

INGREDIENTES 


Unos ramilletes de brócoli

1 Trozo de coliflor

1 Berenjena

1 Pimiento rojo

2 Zanahorias

2 Puerros

2 Cebolletas

7 u 8 dientes de ajo con piel

2 Hojas de laurel

200 Ml de aceite de oliva virgen extra

125 Ml de vinagre de manzana. Podemos utilizar vinagre de vino, pero entonces poner 100 ml. pues es más fuerte.

100 Ml de vino blanco

100 Ml del caldo de cocer las verduras. (No está en la foto pues todavía no estaba hecho)

Sal

PREPARACIÓN


Todas las verduras las he cocido excepto el pimiento que lo he salteado con un poco de aceite.

Lavamos el brócoli y la colifllor. Los ramilletes de brócoli los pelamos un poco por la parte del tallo, que está mas dura. La coliflor la separamos en ramilletes no muy grandes. Ponemos un cazo en el fuego con agua y un poco de sal y empezamos a hervir las verduras. El brócoli y la coliflor los he puesto juntos. Han estado como 5 minutos, vamos probando con la punta de un cuchillo y en cuanto estén al dente los sacamos y los ponemos en un colador para que escurran. Vamos a utilizar el mismo agua para cocer todas las verduras, pues aprovecharemos parte del caldo resultante.



Mientras tanto pelamos las zanahorias y las cortamos en bastoncitos o, si queremos, en rodajas finas. Las hervimos hasta que estén al "dente". Las sacamos y las ponemos escurrimos en el colador.


Al puerro le quitamos la capa exterior y lo cortamos en cilindros de de unos 4 cm de largo. Los hervimos. Comprobamos que están en su punto, los sacamos y escurrimos. Según vayamos sacando las verduras cocidas y escurridas las vamos colocando en una fuente, Yo utilicé dos pues había bastantes y no conviene amontonarlas.


Repetimos la operación con las cebolletas. Si son pequeñas las podemos cocer enteras, yo las partí en cuartos.


El pimiento pensé que era mejor saltearlo. Lo limpié, quitándole todas las semillas y los nervios blancos, y lo salteé unos 5 minutos en una sartén con un chorrito de aceite. También debe quedar al "dente".



Las berenjenas las vamos a poner con piel. Si queremos, para quitarles el amargor, las cortamos en rodajas de 1 cm. de grosor y las ponemos en un colador con un buen puñado de sal, las tenemos media hora y después las lavamos bajo el grifo. Yo no lo hice pues no tenían pinta de amargar. Las cocemos igual que el resto de verduras, las sacamos y al colador.


Según vamos escurriendo las verduras las vamos depositando en unan fuente.


Los dientes de ajo, los dejamos con piel y les damos un corte como vemos en la foto.


Ponemos en un cazo el aceite, las hojas de laurel y los dientes de ajo, ponemos el fuego medio y lo dejamos hasta que los ajos estén dorados, sin quemarse.


Añadimos el vino blanco, el vinagre y 100 ml del caldo de cocer las verduras, echamos un poco de sal,  mezclamos y dejamos que cueza todo 3 o 4 minutos. Probamos con una cucharita para ver si está a nuestro gusto. Si está flojo le añadimos un poco más de vinagre y si ha quedado fuerte, un poco del caldo de cocer las verduras. Depende del vinagre y del vino que utilicemos. 


Lo echamos sobre las verduras que teníamos en las fuentes y dejamos que repose mínimo 2 o 3 horas. Lo podemos tomar del tiempo o un poco templadas, según nos apetezca. Al día siguiente han cogido más el escabeche y están más ricas.